viernes, 22 de abril de 2016

CAMINO DE LEITZA PASANDO POR BERA.....

Hace mucho que debo alguna crónica deportiva. El haber participado en la Media Maratón de montaña de Bera me da una buena excusa para hablar del pasado, presente y futuro.... Mis expectativas hace tres semanas eran bajar de 3-5 minutos el tiempo del año pasado....Había entrenado muy bien, sin interrupción desde noviembre con muy buenas sensaciones. Esto se ha debido a varios factores muy importantes….

El primero…mi hijo Aitor ya va al cole y puedo salir a correr cuatro días entre semana al mediodía más el domingo a la mañana, lo cual es un auténtico lujo. Esto ha supuesto decir adiós al frontal. Que nadie piense que tengo tiempo infinito para hacer lo que quiera. Apenas una hora que me quito de la comida pero que sabe a pura gloria.

Segundo factor. Las noches….Desde hace ya muchos meses, igual desde el verano pasado, la mayoría de las noches son buenas, podemos descansar. Solo aquellos padres que han pasado por esto pueden entender por lo que se pasa. Si ya de por si se hace dura la vida laboral y familiar sin casi dormir si a eso le sumas el cansancio de correr la vida se complica y mucho.

Tercer factor. El año pasado en a finales de octubre corrí Izaga Trail (23,5 km y +1.900). Me había pasado todo el verano sin correr por la lesión. Justo en agosto empecé muy poco a poco y llegué a Izaga como llegué. Pero como estaba inscrito desde hace tiempo y tenía ilusión decidí correr…

A los tres minutos de carrera quería volverme. Si no me volví fue por imaginarme la vergüenza que iba a pasar desandando el camino y volviendo al pueblo que estaba lleno de gente que había ido a ver la salida. Cero ganas, pocas fuerzas y muchas horas por delante. Conseguí llegar a duras penas en 3h59…por lo menos me llevé esa mini victoria de llegar antes de las 4h. Después de ese día decidí que quería mejorar mi forma física.

Después de mirar y remirar (os que me conocéis un poco sabéis que soy muy concienzudo para estas cosas) me puse en contacto con Iñaki Sedano. Sabía que llevaba como entrenador a varios corredores muy buenos, entre ellos Borja Valdés que me lo recomendó (te debo una cerveza!!). Me puse en contacto con él y la verdad, una vez que empiezas a hablar con Iñaki es difícil o casi imposible no decidirse entrenar con él. Después de casi medio año con él puedo decir que ha sido toda una suerte y un lujo dar con él. Por su cercanía, dedicación constante, conocimientos y por planificar toda una serie de entrenamientos sobretodo entretenidos y adaptados a mis horarios y circunstancias cambiantes. Me ha hecho correr mucho y bien. Cuando me dijo que iba a correr los cinco días disponibles (yo pensaba que íbamos a empezar por tres o como mucho cuatro días) pensé pufff mi cuerpo no va a resistir y en dos días con sobrecarga. Y he aguantado perfectamente sin molestias o sobrecargas.

Si alguno quiere puede contactar con el por su perfil de Facebook o Twitter. Merece la pena seguir sus perfiles porque siempre está colgando cosas interesantes de entrenadores internacionales o estudios científicos sobre entrenamiento. No solo lleva corredores, también ciclistas, esquiadores e incluso algún musher.

Pues con todos estos antecedentes creo que estaba más que justificada mi aspiración de quitar algún minuto al tiempo del año pasado…Así estaban las cosas hasta que el martes 29 de marzo me levanto doblado. Por primera vez en mi vida iba a saber lo que es un buen lumbago, suelen pasar estas cosas cuando vas cumpliendo años, gajes del oficio que diría uno. Los dos primeros días los pasé tranquilo porque creía que sería algo muy pasajero. Luego empecé a ver que no iba a ser tan pasajero. Al final 11 días en el dique seco aunque en los últimos cuatro días pude hace bici estática. En la última semana pude correr algo, lo suficiente para decidirme ir a Bera y ver que el dolor de lumbago era tema del pasado.

Así que mis expectativas pasaron de quitar 3-4 min al crono, a creer que no podría participar y al final poder verme en la línea de salida. Como cambia el tema ¡!!

Perfil de la carrera
A Bera fuimos Roberto, Ruben, Eva y yo. Mis tres compañeros eran debutantes en la carrera y en el camino en coche les conté mis impresiones del año pasado, que no se me hizo tan dura como pensaba.....Luego los tres se acordarían de estas palabras y si hubieran podido me hubieran dado una patada en el trasero. Para empezar las previsiones meteorológicas fallaron por completo. Daban un día muy gris, cubierto, con alta probabilidad de lluvia ligera en salida y más lluvia hacia las doce. Cuando llegamos a Bera teníamos un día soleado sin un rastro de nube en el cielo.

Bera a las 8:30...¿Dónde están las nubes?
A coger el dorsal y saludar amigos….una gozada ver tanta cara amiga. Durante el calentamiento vimos calentar al que resulto ganador…no sé..iría calentando motores a 3:30 min/km o así, como un misil.

Iba intuyendo que los últimos kilómetros me pesarían en las piernas y que tiempo debería estar 3-4 minutos por encima del tiempo del año pasado.

Salida y lo típico…estampida ¡! No os voy a aburrir con detalles de mi carrera. El resumen es que fui bien, peleando con la carrera pero agusto, sin ninguna sensación de desfondado o no poder dar más. Conversando con varios corredores al adelantar o ser adelantado. Pudiendo levantar la vista del suelo y ver el mar y disfrutar del paisaje. Que conste que desde Larún fue imposible ver el mar

Recuerdo un corredor que en el km 4 o 5 se quejaba de “joder ahora otro repecho”…Me sorprendió por la altura de carrera…(majo no te queda nada) y también por el tono…Pagamos por ir a las carreras, quitamos tiempo de familia, horas de sueño…son nuestros “momenticos”, en teoría nuestra pasión, ¿no? Siempre pongo de ejemplo a Carlos Crespo por su alegría y pasión por la montaña en cualquier circunstancia.

Este año la subida al Larún se me hizo un poco más larga que el año pasado. Creo que fue el tener un día despejado y ver desde lejos la larga fila de corredores subiendo el monte. El año pasado entre que era la primera vez y la niebla casi ni me enteré ¡!

Gracias a todos los voluntarios, especialmente aquellos del Larún más expuestos al viento y la rasquilla que hacía por allí arriba. Gracias a esas manos para ayudar a subir ese tramo un poco más complicado.

En carrera me acordé del consejo de mi amigo Javier del año pasado, no llegar fundido arriba para poder correr agusto en la bajada y con fuerzas. Así que nada, un buen avituallamiento arriba y a darle para abajo. La verdad es que el cambio es brutal para los músculos y esa pista encementada hace estragos entre los corredores.

No me siento mal y tiro para abajo, enseguida alcanzo algunos corredores y eso me motiva aún más. En el km 17 o así es cuando ya me empiezo a notar cansado y que se me ha metido una piedrecilla en zapatilla. Al principio pienso que ya se moverá pero está ahí justo en el talón y no se mueve…En el km 18 la piedrecilla pasa a ser la puta piedra de las cojones…Veo el reloj y me doy cuenta que puedo llegar rascando algo de tiempo a la marca del año pasado…¡¡Hay que intentarlo !! Así que apretar lo poco que se puede…ya se ve Bera y se oye al speaker ¡!…El tramo por Bera se me hace eterno con la piedra dándome guerra. Llegada espectacular llena de gente. Al final 2h30, un minuto menos que el año pasado ¡! Ni me lo creo.

Más contento por como ha ido la carrera que por el tiempo. El año pasado con 2h31 fui el 367 y este año con 2h30 el 308…El sol y el calor hizo la carrera más dura este año. 

Y en meta mismo ritual que en la salida con los amigos, unos más contentos que otros, como pasa siempre. Si empiezo a dar nombres seguro que me dejo varios y se enfadan. Sí quería nombrar a Eneko y Javi Oteiza por sus grandes marcas. Eneko Hernandez Prado con 2:08 y Javi con 2:20. La otra cara de la carrera la vivió Irene Guembe que no tuvo su día, desde muy pronto vio que no iban las piernas pero aguantó toda la carrera sin retirarse porque es una luchadora. Volverás a estar a tope, ni lo dudes !!

Mis tres compañeros se batieron el cobre con Bera y los tres llegaron. Igual mi comentario de antes de la carrera les hizo pensar que iba a ser algo más fácil de lo que fue. Bera es toda una carrera de montaña !! enhorabuena !!

Roberto, Eva, Ruben y yo
Por supuesto enhorabuena a los ganaderos, Oier y Laura Sola. Por cierto, a Laura también la entrena Iñaki.

Y Bera es un pasito o una parada en el camino de Leitza, si otra vez Leitza. El año pasado acabé pero haciendo buena parte de la carrera (sobretodo bajadas) casi a la pata coja. Es una carrera bonita, bien organizada, me viene muy bien de fechas, cerca de casa (como veis tengo un gran repertorio de razones)…y siento que puedo hacer esa carrera bastante mejor que el año pasado. Recuerdo mi frustración pasando por unos campos llanos con ligera cuesta abajo en los que me sentía con fuerzas para correr y ver que el dolor me lo impedía. El cuerpo no me pide ni cambiar de carrera ni de kilometraje.


Le sigo teniendo un gran respeto, y todo puede pasar de aquí a la carrera o en la misma carrera, quizás sea esa la magia del correr por el monte…sobrellevar los imprevistos e intentar seguir y alcanzar la meta a pesar de todo.

De aquí a Leitza queda un mes y pico duro pero bonito, de pasar muchas horas en el monte. Intentaré escapar un poco de Ezkaba y buscaré montes con mayores desniveles de cara al km vertical de Irumugarrieta en Leitza. Ya estoy apuntado a la marcha  de Alaiz el 7 mayo (39 km +2400). Si todo va bien este año correré la Hiru Mendi dos semanas antes, el año pasado perdí la inscripción por la lesión.

Igual hacer y disfrutar de una bonita carrera en Leitza me permite dar un buen final a este blog...quizás.